sábado, 20 de enero de 2007

Volver...

Volver del silencio en el que he estado sumergida,
de entre las sombras entre las que decidí ocultarme.
Volver de la nada y del olvido, eterno silencio
del que soy eterno enemigo...

Decidí aparcar otra vez la sonrisa,
la que surge del cariño, la que vive
si tú vives conmigo.

Y ahora, que reclamo mi espacio
descubro que la espera mereció la pena:
sigues allí, nunca te fuiste.
Pensé que no te encontraría
y me doy cuenta
de que nunca estuve perdida.
Publicar un comentario