martes, 10 de marzo de 2009

Muerte

-- Si te molesta el gato ese, echa veneno y ya está. Eso funciona a las mil maravillas, donde vive mi cuñado había una familia completa de mininos, lo echó al rededor de su casa y como le sobraba, lo echó también en el jardín donde suelen echarle de comer las locas estas que se dedican a proteger animales, y al día siguiente habían caído tres: una mamá y dos canijos.

La mujer reía escandalosamente, mientras el vecino de al lado apuraba su cigarro.
Publicar un comentario