sábado, 26 de noviembre de 2011

Rendición

He recuperado la triste idea de acabar con mi vida. Creía superado el miedo a mi propia existencia, pero me he visto de nuevo pequeña, insignificante y con las manos vacías. He rescatado la lista de suicidios que entre una amiga y yo elaboramos hace años; muertes sin dolor hay pocas. Consultaré en Google e iré planificando. Haré repaso de mis cosas, dejaré por escrito lo que deberían hacer con ellas y, porqué no, con mi cuerpo deshabitado.
Se me agota la esperanza, me he cansado de no encontrar lo que añoro, abandono la búsqueda, me rindo a la evidencia.
Publicar un comentario