viernes, 9 de diciembre de 2011

Inspiración, expiración

¿Qué haría yo sin ti?
Sin tu ausencia, sin tu silencio, sin tus palabras huecas,
Sin esa sonrisa atorada y esos ojos muertos de sueño.
¿Me quedaría sin inspiración,
Sin motivo por el que escribir?
¿O quizá no?
Mi inspiración viene con lo más inesperado.
Verás...
Empiezo a no echarte de menos, tampoco te echo de más.
Es solo que la vida continúa contigo o sin ti.
Lo siento, querido, eres prescindible,
Aunque seguirás siendo blanco de mis versos,
Quizá algún personaje en mis cuentos.
Quién sabe.
Ahora sé lo que haría sin ti:
Lo mismo que contigo:
Inspirarme, expirarte.
Publicar un comentario