viernes, 3 de febrero de 2012

Al mismo ritmo

Suspira...
Palabras sin voz que se escapan por tu boca
dejando los sonidos húmedos de deseo,
atrapados entre tus dientes.
Saliva, ¿no los sientes?
Serán ellos quienes inquieten tu cuerpo,
los que despierten los sentidos de ese corazón dormido.

Respira...
Palabras profundas que deciden abandonarte para envolverme,
susurrándome al oído que me anhelas,
que me esperas junto a tu lecho.
Inspira profundo, ¿no lo sientes?
Serán ellos quienes te muestren que estás vivo,
los que despierten la pasión de ese corazón dormido.


Siente...
Latir tu corazón que ahora suspira y respira
al mismo ritmo que el mío.

Suspiremos, respiremos, sintamos...
Publicar un comentario