lunes, 12 de marzo de 2012

El recuerdo

No hay palabras de aliento para las despedidas inesperadas. Solo quedan los largos silencios, el necesario paso del tiempo, encontrar un hueco para dejar pasar aire límpido, tan necesario, que limpie la tristeza y disipe esos sentimientos.
Siempre quedará el recuerdo, siempre.
Publicar un comentario