viernes, 3 de junio de 2011

El perfume

Me ha atrapado su aroma; desde que dejé de fumar los olores se han vuelto esenciales: me es más fácil recordar a alguien por su olor que por su nombre. Y su perfume me ha embriagado. He estado todo el tiempo detrás de ella, a pesar de que llevaba un paso más lento. La cadencia de sus pasos, la suavidad de sus caderas y su aroma, sobre todo eso... Todo me ha hecho pensar en ella como la mujer más hermosa del mundo, quizá la mujer perfecta, mi ansiada media naranja. Lástima que nuestros pasos no llevaran al mismo destino.

Publicar un comentario