viernes, 3 de junio de 2011

Neuro-maniática, ¿alguien da más?

Me han dicho muchas cosas en mi vida, pero jamás me habían etiquetado de «neurótica». Reconozco que soy algo maniática e, incluso, un pelín obsesiva, pero nunca me había planteado que mi inestabilidad emocional pudiera catalogarse con similar adjetivo. No es que me pensara perfecta, ni mucho menos, si acaso, perfeccionista. Más bien diría que los cambios de intensidad en mis emociones son el resultado de la alteración hormonal que sufrimos todas una vez al mes. Así que no, no me considero especial, ni tan siquiera una neuro-maniática por más que se empeñen algunos. Soy simplemente una mujer de taitantos.

Publicar un comentario