jueves, 9 de junio de 2011

Solo una observación

Si encuentras en tu camino a alguien que te ofrezca ayuda desinteresadamente, una persona amable en sus formas y maneras, educada en todos los aspectos, que comparte contigo sus conocimientos sin esperar nada a cambio... Guárdalo como un tesoro, aunque no sea más que un simple desconocido que te abre la puerta al entrar o te cede su asiento en el autobús. Porque seres de esos quedan pocos y si tal y como dicen en el proceso de supervivencia de la raza solo permanecerán los más fuertes, espero que se refieran a los de corazón. Espero entonces encontrarme con ellos.

Publicar un comentario