lunes, 13 de junio de 2011

Soy en verso


Jamás te tuve,
jamás te tendré.
Te escapas como un sueño,
etéreo entre los dedos.
Porque eres palabras
en mis silencios.
Te leo y separo
las comas y espacios
intentando adivinar
en cuál de tus versos
se esconde tu alma
y mi corazón se acelera
cuando descubre
un «te quiero».
Jamás fuiste mío,
ni ahora te tengo.
Pero de entre tus versos
descubro algo:
me siento libre,
sin ataduras
y quisiera volar
hasta posarme en tus manos.
Porque...
Soy de lo que tengo
la mitad
desde que te leo.
Soy de lo que escribo
el doble
desde que te anhelo.
Publicar un comentario