miércoles, 17 de agosto de 2011

¿Dios o la suerte?

A cada paso, en cada pequeña decisión, sobreescribimos nuestro destino. Elegir por dónde acortar o alargar tu camino, decidir si cruzar por el paso de cebra o cualquier parte de la calle, mirar a un lado o a ambos antes de cruzar, y en un instante... Puede acabar tu vida, quizá continuar. Todo depende de si el conductor tiene un buen o mal día, si tiene prisa o no, si está atento o va más pendiente del móvil, si la llamada que espera es urgente o puede esperar... ¿Qué más? ¿Quién decide si vives o mueres? ¿Dios o la suerte?
Publicar un comentario