martes, 29 de noviembre de 2011

Entre los dos

Resuenan tus palabras
En eco desgarrador.
Soy, seremos siempre,
Uno más unos, dos.

No más pasos que nos miren
Ni lenguas maliciosas
Pues somos amantes
Tatuados en rosas.

Que corran los insensatos
Que huyen del amor.
Ciegos de rabia y miedo
A sentirnos en calor.

Porque somos invisibles.
No habrá domador
Que domine los caballos
De nuestro corazón.

Desnúdame despacio.
Sintamos en silencios
El pulso descontrolado
en cada gesto, en cada abrazo.

Y olvídame despacio
Tanto como te quiero yo.
Escucha la música
Que nos dicta el no amor.

Somos marionetas
Del silencio abrasador.
Seremos libres
En el último adiós.
Publicar un comentario