martes, 31 de enero de 2012

El sabor del amarillo

El amarillo me sabe a...
... A luz, a esa de cielo despejado y temperatura adecuada para salir a disfrutar del momento.
... Me inspira felicidad, la que aporta la alegría que permite la expresión de nuestros sentimientos.
... A orden, a ideas claras en memoria, decisión y comprensión, a la tan necesaria empatía.
... Respirando vida, justo en el instante en que capturas su intensidad en la retina durante un eclipse.
... Igualando nuestra fuerza, sin rendirnos en batalla, superando miedos y temores.
... Lluvia de otoño, teñida de tormenta, refrescando el verano tardío y los corazones dormidos.
... Las palabras maldicientes que algunos desean escribir en nuestros libros encontrando las tapas cerradas.
... O simplemente a un limón, porqué no.
Publicar un comentario