jueves, 16 de febrero de 2012

Las dos caras de la moneda

Una dulce, otra amarga.
Una brillante, otra apagada.
La feliz y la desgraciada.
La de las risas, la de los llantos.
El pasado y el futuro.
Despierta, dormida.
Una serena, otra en tormenta.
Algo perversa, algo bondadosa.
Un pelín morbosa, un pelín saludable.
Simpática, odiosa.
La mejor amiga, la peor enemiga.
Vengativa, generosa.
...
Todo en perfecto equilibrio,
En cuidada armonía.
Girando siempre sin saber
De qué lado caeré a cada momento.

Soy los dos lados de la moneda.
Me pregunto...
¿Qué será de mí el día que caiga de canto?
Publicar un comentario